En entrevista con Temprano para Imposibles, Gerardo Ferreyra, ingeniero, empresario, directivo de Electroingeniería, abordó todos los temas. Por qué lo persiguieron, cómo funciona el “lawfare” con su proyección regional y geopolítica, infraestructura y burguesía nacional, la relación con China y mucho más en este diálogo.

– Ud. fue una de las víctimas del macrismo. Lo primero que queremos es solidarizarnos.

Yo no me considero víctima. De ninguna manera me considero víctima porque lo que ha habido es un Lawfare o sea una guerra de nuevo tipo. Mis compañeros y yo éramos conscientes que dentro del lawfare hay dos bandos como en una guerra. La responsabilidad que asumimos al desarrollar proyectos de infraestructura con una empresa del Estado Chino era un desafío a ciertos intereses locales y particularmente geopolíticos. Fui consciente de ese desafío. Pagué con la cárcel pero era consciente del riesgo.

– Mencionó China. ¿La relación con China puede ayudarnos a una política más autónoma?

Desde hace 25 años China emerge como potencia económica. Ahora con el derrumbe del viejo orden internacional y la pandemia, China, Rusia, India, la columna fuerte de los BRICS, nos abre un nuevo panorama. Esto lo vio, ya, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, desde 2011 en que relanzó el proyecto “Represas”, una obra de infraestructura muy importante en la Patagonia Sur, pensó como posibles socios para invertir a Brasil, Rusia y China. Ese bloque ofrece una forma asociativa completamente diferente a la que nos ofreció Europa y Estados Unidos. Lo que occidente ofreció como vínculo es el endeudamiento, más que ayudarnos nos hunde cada vez más. China ofrece un financiamiento pero no con fines especulativos sino para el desarrollo, para obras de infraestructura. Hoy la mitad de las reservas argentinas están compuestas por el Swap de China para dar gobernabilidad de la segunda gestión de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Las represas y el Belgrano Cargas están financiados por China.

– Hay, entonces, un bloque geopolítico, digamos BRICS, por un lado y por el otro un bloque que maneja jueces, medios, arman causas y actúan con esas herramientas en la economía. 

Es el combo completo. El lawfare, que significa reemplazar al partido militar genocida por el partido judicial con base en fuerzas de tareas acantonadas en Comodoro Py, la cloaca de Comodoro Py, los medios hegemónicos, y, en el combo, viene la deuda, deuda con sometimiento porque vuelve a instalar al FMI como cogobierno en la Argentina. Tanto había costado sacarlo de encima… Fijate que en el primer y segundo gobierno de Perón no pudo entrar, por eso tuvimos un período de soberanía económica e independencia política. Con su derrocamiento en el ’56 entró el Fondo. En el segundo gran período peronista que fue el de Néstor y Cristina, los primeros esfuerzos de Néstor Kirchner estuvieron orientados a cancelar y sacarnos el Fondo Monetario Internacional de la Argentina, cosa que se logró junto con Brasil. En el 2016, cuando estábamos desendeudados, nos endeuda rápidamente la administración de Macri y a los dos años llegamos a una situación en que la deuda era impagable y recurrimos de nuevo al Fondo Monetario. Y todavía es una carga para el país.

– Además de la cárcel, se quisieron quedar con empresas. Se ha mencionado incluso a empresas como Techint u Odebrecht como condicionadas o pretendidas.

Justamente te iba a decir que el lawfare no ha sido una herramienta usada sólo en Argentina. Fue regional. Comienza con el “Lava jato”, por el que una forma de quedarse con las empresas líderes de la región es generarle causas, es generar endeudamiento, es empobrecer al país, deteriorar toda la infraestructura productiva del país, para que luego esos activos de empresas líderes o empresas como la nuestra que tenía una asociación con el Estado chino, al paralizarnos las obras, al perseguirnos, al armarnos causas, no tenemos posibilidad de crecer, los activos pierden valor por la asfixia financiera, como pasó con muchas empresas argentinas y brasileñas, y las compran por dos pesos. Después de una crisis como la que sufrimos desde 2016 las empresas valen la tercera parte. 

– El 12 de julio Cristina retuiteó una nota de Alfredo Zaiat en que se pone en cuestión la “burguesía nacional”. ¿Qué opinión te merece el tema, más allá de la nota?

Esa nota de Alfredo Zaiat muestra cómo ha quedado el país después de esta triple crisis, crisis económica, de la deuda y la pandemia (VER NOTA). Hoy dos líderes de empresas monopólicas manejan gran parte de las decisiones, en los medios, que es donde se dictan primero las sentencias, en el Poder Judicial, que es el partido que está reacomodándose frente a la derrota en las urnas, pero también manejan resortes económicos e influencian fuertemente en sectores políticos. Esa nota muestra con crudeza la realidad política nacional.

– ¿Cómo está Radio Del Plata?

Fue relanzada con nuevos contenidos desde la primera semana de junio, tenemos un acuerdo con el grupo Octubres, estamos consensuando. Seguramente dará buenas noticias en poco tiempo porque se ha logrado revitalizar el medio y los contenidos.

ESCUCHAR ENTREVISTA:

Entrevista realiza por Carlos Almenara docente y periodista. Autor de El faneróscopo de Eliseo. para Temprano para Imposibles
Foto: TV Publica

Puede leer a Carlos Almenara  aquí: Blog


Comentar con facebooks
Artículo anteriorInfierno Macrista semana del 18 al 24 De Julio
Artículo siguienteTrump sentado en un polvorín