Según el último informe elaborado por la consultora que encabeza el economista Orlando Ferreres, la inversión confirmada en nuestro país durante el mes de septiembre se ubica 20,4% por encima de la registrada durante el mismo mes de 2020, al tiempo que supera en 16,3% y 8,4% a las mediciones obtenidas en 2019 y 2018 respectivamente, aunque sí se observa una caída de 13,4% en relación a septiembre de 2017.

Fuente Orlando Ferreres y Asociados

Los datos ofrecen un claro contraste con el repetido discurso opositor que, intencionado, busca sembrar y promover incertidumbre y pesimismo al analizar los datos macroeconómicos del país. La marcada recuperación de la inversión, factor clave para consolidar un crecimiento económico sostenido y permanente, se da en el marco de una economía que recién hoy comienza a salir de una persistente y destructiva recesión económica. Tan es así que en lo que va de 2021, uno de los componentes principales que explica el Producto Bruto Interno (PBI) acumula un crecimiento de 26,2% y medida en dólares, se acerca a los 6.913 millones de dólares.

De acuerdo al trabajo de Orlando Ferreres y Asociados, el sector de la construcción resultó ser el de mayor dinamismo, mostrando en septiembre un crecimiento interanual de 24,5%. “Aunque la variación anual resulta menor a la de los dos meses anteriores – detalla el informe – la medición desestacionalizada sugiere una expansión de la inversión durante el noveno mes del año y para el período enero-septiembre, la construcción anota una suba de 31,1% respecto del nivel de inversión del mismo período del año pasado”

Fuente Orlando Ferreres y Asociados

El estudio agrega que la inversión en “fierros” (maquinarias y equipos) “observó un crecimiento de 16,3% respecto del mismo mes de 2020, acumulando un avance de 21,3% en los nueve meses transcurridos de 2021. Así, luego de la fuerte desaceleración durante julio, motivada por la menor importación de equipos importados, la inversión mostró una recuperación en los dos meses siguientes. En detalle, los equipos durables de origen nacional registraron una suba de 2,4%, mientras que los importados se expandieron 30,3%, siempre en la comparación anual”.

Más allá de su tipo, la inversión (acto de asignar recursos para la compra o creación de activos o capital) se rige por cuatro factores fundamentales. La rentabilidad, el riesgo, la liquidez y el plazo. En dicho marco, el análisis de Ferreres describe que “La búsqueda de los agentes económicos por adelantar compras de insumos, mantener elevados stocks, e invertir en maquinaria son todos mecanismos de resguardo ante la incertidumbre cambiaria e inflacionaria de la coyuntura actual”

Sin lugar a dudas, la importante mejora que registra la inversión en el país, obedece también a factores concretos que la economía argentina está, lentamente, comenzando a consolidar.

Según otro estudio elaborado por la consultora, el nivel general de actividad registró un crecimiento de 8,3% anual en septiembre, acumulando para los nueve meses transcurridos del año un avance de 10,1%, tendencia que Ferreres estima se mantendrá durante lo que resta de 2021.

Lo mismo ocurre con la producción industrial, que reportó un alza de 11,4% al comparar con igual mes del año pasado, acumulando una expansión de 14,5% para los primeros nueve meses del año sendero que según la misma fuente, se sostendrá hasta fin de año gracias a la expansión de la demanda en un contexto de mayor circulación de personas, bienes y servicios.

Todo sugiere indicar que finalmente la pandemia quedó atrás, inaugurándose así un ciclo de expansión económica que, para ser inclusivo, deberá manifestarse en una recuperación del poder adquisitivo del salario y menor desempleo y marginalidad. Aquella vieja pero no olvidada promesa de “encender la economía” parece comenzar a hacerse realidad.

Walter Darío Valdéz Lettieri

Puede leer la nota en su Blog

Comentar con facebooks
Artículo anterior8400 millones de dólares para producir Hidrógeno Verde
Artículo siguienteTodo es posible