Durante una semana se especuló sobre la conveniencia de llevar a Di Tullio al Senado y dejar sin quorum al directorio del banco bonaerense, ante la negativa del senado provincial (manejado por la alianza conservadora, Juntos por el Cambio) de nombrar directores para dificultar la tarea que lleva adelante el Frente de Todos. El segundo suplente, el abogado laboralista, Héctor Recalde, se barajó como opción de emergencia en caso de no solucionar el tema antes del recambio legislativo de Diciembre.  

Di Tullio llega al Senado con el antecedente reciente de haber recuperado bajo su estadía en el directorio, la orientación de la entidad bancaria volcándola a la producción en vez del rumbo especulativo que llevó durante los cuatro años de la administración de la conservadora, María Eugenia Vidal, al frente del ejecutivo bonaerense. Como Diputada, Di Tullio ocupó banca en tres mandatos desde 2005 y ocupó la jefatura del Bloque del Frente para la Victoria cuando reemplazó al histórico Agustín Rossi, al ser nombrado Ministro de Defensa. 

Di Tulio deberá terminar el tercio de mandato (que resta completar) de la banca obtenida por Cristina Fernández en 2017 al terminar segunda en las elecciones legislativas de ese año, tras los polémicos comicios en los que salió triunfante en las PASO, pero cayó en las elecciones generales. Fernández le dejó a Taiana, su compañero de fórmula senatorial, la banca hasta que fue convocado por Alberto Fernández para ocupar la cartera de Defensa que llevaba adelante Agustín Rossi.

Walter Darío Valdéz Lettieri

Puede leer su blog aquí

Comentar con facebooks
Artículo anteriorEl timbreo que sirve
Artículo siguienteMacri se sumó a la campaña de Juntos tras analizarse las magras encuestas