Cuando el grito de los silenciados se empezó a oír.

Cuando los humildes encontraron interlocutor.

Cuando se desafió al verdadero poder.

Cuando la industria nacional fue orgullo.

Cuando los obreros pudieron descansar.

Cuando las compañeras sufragaron.

Cuando la sonrisa de los pibes se iluminó con juguetes.

Cuando las escuelas se poblaron.

Cuando la universidad fue para todos.

Cuando la ciencia fue valorada.

Cuando se logró la Soberanía Política.

Cuando se alcanzó la Independencia Económica

Cuando se hizo efectiva la Justicia Social,

ahí, Evita, se volvió eterna.

Comentar con facebooks
Artículo anteriorTrump sentado en un polvorín
Artículo siguienteSe inauguró el hospital que fue abandonado por Vidal