-¿Cómo arman toda esta causa? ¿Por qué?

-Con una denuncia de… una abogada que… militante de ellos que consiguió un par de familiares, son una minoría y la verdad que… sin, sin fundamentos y además, lo más grave que con un juez subrogante, que no tiene competencia porque nada sucedió en Dolores y yo no trabajé en Dolores. Todo el mundo sabe que trabajaba en la Casa Rosada (mueve las manos), entonces las cosas que tramitan, se tramitan y se deben juzgar dónde sucedieron.

– Claro…

-Entonces debería ser en Capital Federal y ya se lo dijo un Juez a este Juez que tiene que (lo interrumpe Juana)

-Valeria Carreras era la abogada de los familiares

-Seeee, bueno (con gesto despectivo)

– Y entonces, consulta (Mientras lee lo que va a preguntar) ¿por qué no te presentaste la segunda vez? Cuando te podías haber presentado.

-Porque el, mi hijo, abogado, Pablo Lanusse, te lo puede explicar mejor, yo soy ingeniero, pero el ahí se presentó el y dijo acá estamos, pero usted no es competente y, aparte, ha sido parcial.

Ya hemos escrito sobre la vergüenza ajena que produce Mauricio Macri intentando argumentar o, al menos, articular palabras. Su pobreza de oratoria choca con aquellas frases que ha aprendido de memoria y siempre lo traiciona el subconsciente. Pero intentemos desgranar lo sucedido en esta escena de psicopatía macrista: ante la pregunta de la nieta de Legrand sobre el armado de la causa, Macri decide responsabilizar a la abogada Valeria Carreras, de la denuncia presentada:  “Con una denuncia de… una abogada que… militante de ellos”, la denuncia por el espionaje ilegal sobre los familiares del ARA San Juan fue realizada por la Interventora de la AFI, Cristina Caamaño, quien por orden judicial se encontraba investigando el alcance de otro caso de espionaje ilegal y extorsión a empresarios dentro de la AFI, cuando se topó con los documentos que probaban el espionaje sobre los familiares de los 44 submarinistas desaparecidos, que no habían sido borrados por los espías que revestían en la Central de Inteligencia. La abogada se presentó como letrada de los familiares, aunque la denuncia ya se encontraba en el Juzgado. La canallesca actitud de Macri, lo lleva a menospreciar la actividad de Carreras, de la misma manera que ninguneó a Sergio Burstein en el caso de espionaje a los familiares del caso AMIA “consiguió un par de familiares, son una minoría y la verdad que… sin, sin fundamentos”. Valeria Carreras representa a 24 de las cuarenta y cuatro familias afectadas, el 54,54% de las víctimas del espionaje macrista, la mayoría. Más tarde volvería a Carreras cuando, Viale, le recordó el nombre de la Letrada: “Seeee, bueno” y colocó ese característico gesto despectivo, de quienes se consideran una casta superior, para referirse a otros que no los consideran a su altura, sin que la conductora mediara para frenar ese momento desagradable. Tal vez sea porque la conductora del envío televisivo piensa exactamente como él y tiene actitudes similares en la pantalla.

El ataque continuó hacia el Juez Martín Bava “y además, lo más grave que con un juez subrogante, que no tiene competencia, porque nada sucedió en Dolores y yo no trabajé en Dolores. Todo el mundo sabe que trabajaba en la Casa Rosada (mueve las manos), entonces las cosas que tramitan, se tramitan y se deben juzgar dónde sucedieron”. Esta pieza digna de un análisis conjunto de Freud y Lacan, permitiría ver dos cosas: “Nada sucedió en Dolores” y “se deben juzgar dónde sucedieron”. Ambas situaciones muestran que, el subconsciente de Macri disputa una batalla que, incontinencia verbal de por medio, lo lleva a confesar que sí sucedieron los actos que se investigan y que los mismos se manejaron desde la Casa Rosada.

La nieta de Legrand, mostraba un momento de respiración bucal, que le permitió apenas esbozar un “Claro…” antes que Macri volviera al ataque “Entonces debería ser en Capital Federal y ya se lo dijo un Juez a este Juez que tiene que…” (lo interrumpe Juana copiando el estilo de su abuela) “Valeria Carreras era la abogada”. 

Tras el desagradable momento en el que Macri se refirió gestualmente a la abogada, se hizo un silencio producto del intento de Juana Viale de retomar el guión pautado: “Y entonces, consulta (Mientras lee lo que va a preguntar) ¿por qué no te presentaste la segunda vez? Cuando te podías haber presentado” El balbuceo de Macri dio lugar a otra pieza de análisis psicológico “Porque el, mi hijo, abogado, Pablo Lanusse, te lo puede explicar mejor, yo soy ingeniero, pero el ahí se presentó el y dijo acá estamos, pero usted no es competente y, aparte, ha sido parcial”. Más allá de asimilar la figura del showman leguleyo a su propio hijo, lo que demuestra, es esa actitud de “Patrón de Estancia” que manda a su empleado a hacer lo que el no puede articular. La Cámara de Mar del Plata confirmó la competencia del Juez Bava, a la vez que, los mayores juristas de la Argentina, explicaron que la actitud de Bava de suspender la indagatoria ante el pedido del abogado de Macri, hasta que sea relevado del Secreto de Inteligencia, fue la mejor medida para evitar la nulidad del caso. 

Macri cree en el universo es ese pequeño reducto de adláteres que le indican que todo está bien y que, si no está todo bien, se utilizarán los medios del abuelo Antonio para que todo esté bien. Su imposibilidad de soportar la derrota, máxime en un caso que podría depositarlo en la cárcel tras una vida al margen de la ley, lo tiene muy preocupado, Pero es claro que su preocupación supera lo carcelario, que su propio espacio lo considere un indeseable y una figura “piantavotos”, lo traumatiza aún más que pisar el penal de Ezeiza, por eso recurre a los programas que tiene conchabados y a la pantalla de su propia emisora para crear un relato digno de la Imaginación de C. S. Lewis en sus Crónicas de Narnia. Pero la realidad que Macri desea dista de la realidad de los comunes, el próximo miércoles deberá enfrentar a un Juez que no podrá obviar la confesión de parte realizada en su propio juzgado al pedir ser relevado del secreto que alcanza a los funcionarios en temas de inteligencia, lo dicho en los numerosos programas de TV que visitó desde su fallida indagatoria y hasta su pobre exposición en la Bolsa de Comercio de Córdoba. Pero también estará muy ligado a la declaración de Silvia Majdalani, quien declaró en secreto y ya había advertido que no pagaría los platos rotos del macrismo.

Rodrigo Mas
Editor de Argentina Informada

Comentar con facebooks
Artículo anteriorLos extranjeros podrán entrar si están vacunados
Artículo siguienteMemoria del Infierno semana del 31 de Octubre al 6 de Noviembre