El juez Federal Sebastián Casanello, fue sorteado para atender la causa que investiga presunto el enriquecimiento ilícito del Diputado conservador Fernando Iglesias. La denuncia fue presentada por el Diputado Rodolfo Tailhade, quien había presentado los argumentos de la denuncia a la sociedad y la hizo efectiva el jueves a última hora. El Fiscal Jorge Di Lello será quien lleve a cabo la parte acusadora por el Estado. «y a todas aquellas personas que, de acuerdo a las pruebas que se instruyan en autos, aparezcan como coautores, cómplices, instigadores o encubridores del exponencial crecimiento patrimonial del diputado nacional, que en principio podría configurar el delito de enriquecimiento ilícito».

De acuerdo por lo expresado por el Diputado Tailhade, “Iglesias aseguró que sus ingresos provinieron “de la venta de mis libros”, una justificación a todas luces ridícula, siendo que no edito libros en 2018, ni en 2019 y las declaraciones juradas ante la Oficina Anticorrupción muestran que “durante los años 2018 y 2019 -correspondientes a su actual mandato como diputado nacional- se enriqueció patrimonialmente de manera apreciable e injustificada en relación con sus ingresos legítimos conocidos».

Iglesias aseguró poseer un patrimonio de 850.000 a su llegada al Congreso en 2016, consignó un patrimonio -cierre del ejercicio 2017- de $ 3.796.461,98 con deudas deuda por $ 44.708, que totalizan un patrimonio neto de $ 3.751.753,98. En 2019 “-última DDJJ presentada- declaró ante la Oficina Anticorrupción activos por $ 12.250.198,90” tailhade también aclara que Iglesias acusó  deudas “por dos millones doscientos diez mil pesos ($ 2.210.000)” lo que deja al Diputado conservador con “un patrimonio neto de $ 10.040.198,90″.

Otro tema de discusión es la tenencia de 10000 dólares que no poseía en el ejercicio anterior y que, Iglesias, deberá explicar cuándo y de qué manera adquirió la divisa americana.

El Juez Casanello deberá cuestionar al Diputado conservador la forma en la que adquirió el departamento, un vehículo de alta gama, el efectivo y la divisa americana con una dieta que no supera los $160000 mensuales y sus libros se apilan en las mesas de saldos de las librerías de ofertas.

Redacción

Comentar con facebooks
Artículo anteriorPedido de Captura Internacional a un Rabino por abuso sexual
Artículo siguienteLos dueños del país