Una tormenta, un árbol caído, una unidad de remoción, tareas de mantenimiento. Eso fue lo que bastó para que el pasado volviera a recordarnos que no se ha hecho justicia. El Ministerio Público Fiscal informó que el personal de la unidad militar del Batallón de Azul halló restos óseos, mientras retiraba un añoso y enorme árbol que se había caído tras una fuerte tormenta. Ignacio Zubeldía, Jefe del Regimiento de Azul, radicó la denuncia y la misma recayó sobre el Juzgado Federal de dicha ciudad, que dirige Gabriel Di Giuglio y que derivó la investigación en Santiago Eyherabide de la Fiscalía Federal. 

El Fiscal Eyherabide, quien fuera conocido por la causa del espionaje ilegal macrista, convocó al Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), que ya se encuentran recabando las evidencias para poder analizar los restos encontrados.  La sospecha inicial es que podrían tratarse de cuerpos enterrados durante la última dictadura cívico militar, por la cercanía del Centro Clandestino de Detención conocido como “La Huerta”, en la localidad de Tandil. Las muestras colectadas por el EAAF fueron remitidas a Buenos Aires para su análisis en profundidad. El equipo forense ya se encontraba en la zona analizando este Centro ilegal de detención, tortura y muerte.

Redacción

Comentar con facebooks
Artículo anterior63.400.000 dosis de vacunas contra el COVID-19
Artículo siguienteCon tres votos y eligiéndose a sí mismos, Rosatti & Rosenkrantz manejarán la Corte