Error

Después de vetar el protocolo propuesto por el gobierno conservador de CABA (que obligaba a los niños de bajos recursos y sin conectividad a volver a la escuela), El Ministerio que conduce Nicolás Trotta ofreció a la ciudad un abordaje socioeducativo hogareño, en el que se proveerán 6500 computadoras y wifi a familias con niños en edad escolar que perdieron la vinculación con los establecimientos educativos desde el comienzo de la cuarentena.
Decido a fortalecer la presencia de la escuela en los hogares durante la duración de la pandemia, Trotta ofreció un abordaje socioeducativo “sin poner en riesgo de contagio a nuestras infancias”.

Desde la cartera porteña de educación, evidenciaron su falta de conexión con la realidad al mencionar que la reunión “buscó bajar el tono de la discusión sobre la vuelta progresiva a la presencialidad”. También insistieron en continuar insistiendo con el plan (que llevó a vetar el protocolo por parte del Ministerio) y agregaron que “no hubo todavía una definición sobre el protocolo de espacios digitales, ya que se va a esperar al encuentro de la semana próxima con las autoridades sanitarias”: Cabe recordar que la razón principal del rechazo del Ministerio fue la intención, por parte del gobierno conservador, de transformar a las escuelas públicas en “Cibers” para alumnos pobres. Aún más desconexión con la realidad que rodea el ámbito educativo mostró, la Ministra Soledad Acuña, al solicitar evaluar próximas aperturas basadas en evidencia sanitaria, como si esa no hubiera sido la premisa desde el día uno del Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio (ASPO).
Las próximas reuniones pactadas entre el Ministro Nacional y la responsable educativa porteña, tendrán lugar en la próxima semana donde se determinará si CABA acepta el ofrecimiento nacional y cómo se realizará la logística para la entrega y puesta a punto de los equipos.

Redacción

Comentar con facebooks
Artículo anteriorPatricia Bullrich positivo para COVID19
Artículo siguienteEl cupo trans en el empleo público es un hecho