Juan Ignacio Buzali, marido de la Diputada conservadora Carolina Píparo, continuará detenido al rechazarse el pedido de cambio de carátula, en la causa que se le sigue tras haber perseguido, atropellado y dado a la fuga, hiriendo gravemente a dos jóvenes en la noche de año nuevo. 

La Cámara IV de Apelaciones de La Plata rechazó el pedido de los abogados de Buzali, para atenuar a Lesiones Culposas, el grave delito que se le imputa por lo que continuará en la misma situación judicial que mantiene desde el 9 de enero (Homicidio en grado de tentativa) cuando se decidió su detención. La Cámara avaló las pruebas que demuestran que Buzali embistió por detrás, de manera consciente e imprimiendo gran velocidad a jóvenes que se desplazaban en una motocicleta y que abandonó (luego de impactarlos) sin prestar asistencia alguna a Luís Levalle y al, entonces menor, Iván Coronel.

Fue justamente el crudo relato de Coronel lo que completó el cuadro de pruebas y testimonios para mantener a Buzali entre rejas «Con Luis éramos la última moto de todas cuando, en un momento, escucho un auto como que estaba viniendo a mucha velocidad. Recuerdo mirar para atrás y tener el auto prácticamente encima. Hice señas con la mano como para que baje la velocidad y, como seguía viniéndose encima, me doy cuenta de que nos iba a chocar. Lo único que hice fue abrazar fuerte a mi amigo que estaba manejando y siento que vuelo, al salir despedido».

El fallido intento de Buzali de convencer a la Cámara que “los elementos probatorios sustentados hasta el momento no podrían conducir a una calificación de tentativa de homicidio» chocó contra la realidad del hecho y por una votación de dos a uno, los Camaristas decidieron rechazar el cambio de carátula y el pedido extraordinario de excarcelación y que le se otorgada la morigeración de la prisión domiciliaria. 

La Cámara fue taxativa en su decisión «La acción deliberada de atropellar por detrás al vehículo que lo precedía, pone en evidencia un claro accionar tendiente a la búsqueda de provocar el resultado dañoso con la intencionalidad de dar muerte, el cual con independencia de su resultado -en este caso fueron lesiones leves-, sin dudas responde a la exigencia típica de la figura contemplada en los artículos 79 y 42 del C.P., no llegando a consumarse la acción desplegada por razones ajenas a su voluntad, quedando en grado de tentativa» y entiende que Buzali quiso matar.  También entiende que, la conducta criminal, fue continuada por la fuga «esta acción intencional, de perseguir y acometer desde atrás contra al menos una de las motos que lo precediera -provocando la inmediata caída al pavimento de sus ocupantes-, se trasunta también en la actitud posterior y consecuente asumida, en tanto se dispone a huir del lugar tras el impacto, arrastrando el motovehículo debajo de su automotor durante varias cuadras y haciendo caso omiso a los pedidos de los compañeros de la víctima para que detenga su marcha».

El matrimonio Píparo deberá explicar muchas cosas tras el contundente fallo: «No hay ninguna constancia objetiva en la causa que acredite la existencia de una conexión causal entre los motociclistas embestidos y el hecho ilícito antecedente del que resultaran víctimas Buzali y Píparo, por lo que no es posible del análisis de las constancias de autos, concebir la idea de que haya existido por parte de los motociclistas, ningún comportamiento intimidante, agresivo u hostil, dirigido hacia el matrimonio». Píparo, quien acompañaba a Buzali al momento del intento de homicidio, nada hizo por evitar el accionar de su marido y negó los hechos al ser increpada por los familiares de las víctimas quienes tuvieron que perseguirlos ante la fuga del lugar de los hechos.

Hasta la hora de publicación de la nota, Carolina Píparo continúa ejerciendo su rol en la Defensoría de la Víctima en la Ciudad de La Plata y tampoco ha renunciado a su banca de Diputada Provincial por la coalición conservadora, Juntos por el Cambio. 

Redacción

Artículo anteriorDictaminan la detención de la Dictadora Añez en Bolivia
Artículo siguienteFernández derogó los decretos de Macri que violaba la Ley Electoral