Los cambios experimentados en el orden normativo del FGS durante el cuatrienio gobernado por la alianza Cambiemos propició la desvalorización del fondo. La ley N°27.260 sancionada en junio del 2016 creó el Programa de Reparación Histórica permitiendo la liquidación de los activos del fondo a fin de pagar los juicios a los beneficiarios que estaban en una situación de litigio con el Estado nacional.

La ley de reparación histórica no solo puso en riesgo la garantía de las prestaciones ante el devenir de la economía y la evolución demográfica, sino que también implicó prescindir de usar al FGS como instrumento para el desarrollo mediante la inversión en proyectos de infraestructura de alto impacto económico y social.

Esta situación de deterioro del valor del Fondo comenzó a revertirse con la sanción de la ley 27.574 de Defensa de los activos del Fondo de Garantía de Sustentabilidad propulsada por el actual gobierno nacional en octubre del 2020. Esta ley establece, a fin de proteger el patrimonio del FGS, que los pagos comprendidos dentro de la ley de reparación histórica sean financiados a través de los recursos del sistema integrado previsional argentino (SIPA) y del Tesoro Nacional y no a través de la liquidación de los activos del FGS.

A su vez, la ley revitalizó el rol como gestor del desarrollo del FGS, entre otras cosas, creando un fondo fiduciario, denominado Programa de Inversiones Estratégicas, cuyo administrador es el BICE, con el objetivo de invertir en sectores estratégicos para el Estado nacional a fin de fomentar la generación de empleo de calidad y el crecimiento económico.

El FGS registró en el primer trimestre del corriente año una expansión del 8,4% interanual tanto en términos reales y como en dólares, alcanzando una valuación de USD 39.938 millones al 31 de marzo del 2021.

Asimismo, los títulos públicos nacionales representaron el 72,9% del total de la cartera del FGS. La recuperación del precio de estos activos financieros se explica en gran parte por la exitosa renegociación con los acreedores privados, que levantó el valor de los títulos de deuda nacionales. Asimismo, las acciones alcanzaron el 8,0% y los títulos emitidos por entes nacionales el 3,6%. Por su parte, los proyectos productivos o de infraestructura ascendieron a 1,9%.

En un escenario de incipiente recuperación económica, el rol del FGS es de suma importancia para reactivar las fuerzas productivas e ingresar en un sendero de crecimiento y desarrollo económico con inclusión social. 

La Ley de Defensa de los Activos del FGS revitalizó su rol como gestor del desarrollo, entre otras cosas, creando un fondo fiduciario, denominado Programa de Inversiones Estratégicas, cuyo administrador es el BICE, con el objetivo de invertir en sectores estratégicos para el Estado nacional a fin de fomentar la generación de empleo de calidad y el crecimiento económico.

Los fondos destinados por parte de la ANSES al Programa de Inversiones Estratégicas ascienden a $100.000 millones, y la primera inversión anunciada por las autoridades del organismo previsional fue la ampliación portuaria de la ciudad de Mar del Plata.

En el primer trimestre del año 2021, los proyectos productivos y de infraestructura alcanzaron los $ 69.510 millones, siendo el financiamiento a la infraestructura urbana la de mayor preeminencia, ya que el plan procrear representó el 62,6% del total con $ 43.479 millones. de igual modo, la infraestructura energética se ubicó en segundo lugar, con 21% del total destinado a la inversión en la economía real. por último, la obra pública alcanzó el 12,0% del total.

Informe elaborado por el Observatorio de Políticas Públicas Universidad Nacional de Avellaneda

Comentar con facebooks