Desde el inicio de la pandemia, Argentina es de los países con menor pérdida de empleo (-1,6%), similar a Chile (-1,5%) y por detrás de Brasil (-7,7%), Perú (-6,2%) y Paraguay (-1,9%).
 La actual administración asumió la presidencia en medio de una profunda recesión económica iniciada en el segundo trimestre del año 2018. Tan solo unos meses después, irrumpió la pandemia, obligando a modificar cualquier planificación anterior.
 Si bien los esfuerzos estuvieron puestos principalmente en controlar la situación sanitaria y fortalecer el sistema de salud, paulatinamente se hicieron esfuerzos para cuidar el empleo y los ingresos, de modo de suavizar la caída. Hoy en día, se pueden observar algunos resultados.

El cambio de modelo económico hacia un proyecto orientado en la agregación de valor local y generadora de encadenamientos se visualiza en el segmento industrial, sector que concentra la mayor porción del empleo formal. En el gobierno anterior, el empleo industrial había disminuido en 46 de los 48 meses de gobierno. Con políticas económicas activas, esto logró revertirse incluso con actividades paradas y el empleo creció en 14 de los 17 meses de gobierno actual.

El empleo registrado presenta un crecimiento sostenido con variaciones mensuales positivas en 11 de los últimos 12 meses. Con esto, al mes de mayo prácticamente se alcanzaron los niveles de diciembre de 2019 (-0,3%).
 Asimismo, las expectativas de los empresarios hacen pensar que pronto se superará: por quinto mes consecutivo presentaron expectativas positivas. Para el mes de junio el 93,7% contestó que espera mantener su personal, 4,3% que lo aumentará y solo 1,9% lo disminuirá.

Las remuneraciones también presentan una tendencia positiva desde febrero. Tras el fuerte crecimiento del salario real en los primeros meses de gobierno, la irrupción de la pandemia modificó dicha tendencia, que a partir de febrero se tornó positiva. No obstante, la pandemia no impidió que el salario real permanezca por encima del de diciembre de 2019, a excepción del último enero.
 Asimismo, en el segmento del empleo privado registrado los resultados también son auspiciosos: el empleo creció en 8 de los últimos 9 meses, aunque la distancia con diciembre de 2019 es algo mayor (-1,9%).

Informe elaborado por el Observatorio de Políticas Públicas Universidad Nacional de Avellaneda

Comentar con facebooks
Artículo anteriorEtchecolatz: el genocida nuevamente en el banquillo
Artículo siguienteLa Provincia de Buenos Aires reestructuró la deuda externa que dejó Vidal