¿Cuánta gente puede decir que fue parte de Los Redonditos de Ricota, Los Abuelos de la Nada, de Sumo, Riff y, luego, tener éxito como solista? Uno solo: el gran Willy Crook. 

Hoy su jefa de prensa, Paula Alberti, anunció la partida del genial músico gesellino: “Es de una inmensa tristeza hacerles saber que Willy Crook ha fallecido el día de hoy. Les haremos llegar su lugar de descanso y despedida en cuanto su señora madre supere en parte este tristísimo momento».

Su saxo fue parte del Rock Nacional quedando inmortalizado en gemas como Gulp y Oktubre de los redonditos de Ricota, y siendo el reemplazo de los inmensos Daniel Melingo y Rberto Petinatto en Los Abuelos de la Nada y Sumo, respectivamente. Su extremos en la música abarcaron tocar con Pappo Napolitano y con la perfección sonora que fuera el Fontova Trío. 

Su trabajo solista fue delineado en la banda madrileña, Lions in Love que compartía con Melingo, su Big Bombo Mamma fue el retorno a la Argentina de Crook y la edición de Pirata, la cabal muestra que en vivo, era aún mejor que en estudio. Crook dejó de ser ese secreto de pocos para convertirse en la banda Embajadora del Buen Gusto con la salida de Funky Torinos. Patán Vidal en Piano, Valentino en Guitarra y Willy “Timothy” Cid en batería, completaban una compacta y perfecta máquina de soul, funk y jazz.

Un cambio de vida, lo llevó a su Gesell natal y dejó de tocar por 12 años, con Lothofagy de finales de 2019 volvió a la música, su versión pandemia de los temas de ese álbum y sus clásicos, pueden oírse remezclados en Reworked.

La comunidad artística se vio muy tocada cuando, hace unas semanas, su accidente cerebro vascular lo dejó en estado crítico, hoy el gran saxofonista, partió a su gira eterna.

Redacción

Comentar con facebooks
Artículo anteriorVolvió una noche, no lo esperaba
Artículo siguienteCafiero volvió a cruzar duro a Mauricio Macri