El 9 de julio de 1816 nació luego del Mayo de 1810, que fue la génesis de la futura independencia. La junta grande constituida el 18 de Diciembre de 1810, no logró un acuerdo y, la decisión, debió postergarse hasta 1816.

En ese lapso, se enfrentaron dos modelos contrapuestos: el de Mariano Moreno y sus partidarios, quienes plantearon, además de la declaración de independencia, incorporar aspectos de una revolución política que implicaba cambios económicos. Por otro lado, la posición de Cornelio Saavedra que, finalmente, se impuso: un plan gradual de modificaciones que no alteraran el orden social y económico de la colonia. Mariano Moreno terminaría muriendo en alta mar, de manera extraña el 4 de Marzo de 1811

Para llegar al 9 de Julio de 1816, fue necesaria la intervención del gran Don Manuel Belgrano desde 1811 hasta 1814, la toma de Isla Martín García por parte de Guillermo Brown en marzo de 1814 (que terminó con el dominio naval español en el Río de la Plata) y el inicio de la Guerra Gaucha, bajo el liderazgo del indómito Martín Miguel de Güemes quien, junto a sus infernales, se constituyó en una barrera inexpugnable para los realistas en el norte. Nuestros bravos gauchos frenaron todos los intentos de invasión del enemigo desde 1814 hasta la victoria final en 1825.

Hubo un intento previo a 1816 de independencia, el de José Gervasio de Artigas que fue boicoteado por la Asamblea del año XIII, por influencia de Rondeau, que rechazó a los diputados enviados por este que, portadores de las ideas emancipadoras del gran caudillo oriental, proponían la inmediata independencia de las Provincias Unidas del poder español, la igualdad entre las provincias, libertad civil y religiosa, que la provincia se constituya como una república, que la forma de gobierno sea el federalismo y que, el gobierno, se establezca fuera de Buenos Aires.

Finalmente, se llegó a julio de 1816, donde Ignacio Álvarez Thomas, en reemplazo del director supremo de las Provincias Unidas, José Rondeau, convocó a un Congreso General Constituyente en la ciudad de Tucumán.

La mayoría de los congresistas estaban de acuerdo con establecer una monarquía constitucional al estilo europeo, que era la forma más aceptada en el el viejo mundo, por lo que la forma gobierno que adoptaría el país constituyó el primer gran debate. Finalmente la forma republicana, inspirada en la primer nación del continente en lograr su independencia, Estados Unidos, sería la elegida.

A las dos de la tarde del 9 de Julio de 1816, los diputados del Congreso comenzaron a sesionar acaloradamente: el diputado por Jujuy, Sánchez de Bustamante, pidió abordar de inmediato (y de manera impostergable) el proyecto sobre la independencia del país. Luego el secretario, Juan José Paso, preguntó a sus pares: “Quieren que las Provincias de la Unión fuesen una nación libre de los reyes de España y su metrópoli”. De forma unánime se inclinaron por la libertad y firmaron el acta de independencia.

Durante la sesión del 19 de julio, uno de los diputados por Buenos Aires, Pedro Medrano, previniendo las gestiones secretas que involucraban a algunos diputados, cuyas intenciones era la de entregar las provincias independientes al dominio de portugués o inglés, señaló: “antes de pasar al Ejército el acta de independencia y la fórmula del juramento, se agregase, ‘de toda dominación extranjera»,en el acta para impedir cualquier posibilidad de entregar la naciente Nación a otro poder extranjero.

La declaración iba acompañada de un documento que establecía “el fin de la revolución y el comienzo del orden”, esto para dar una imagen de moderación frente a las potencias europeas vencedoras de Napoleón, a las que no les “caía bien” la palabra “revolución”.

A principios de 1817 el General San Martín comenzó su gesta libertadora que terminaría haciendo realidad lo establecido en Tucumán en julio de 1816, las hazañas de Hipólito Bouchard que le anunció nuestra gesta independentista al mundo, a bordo de la fragata “La Argentina” y la victoria final de los invencibles infernales en 1825, aún cuando habían perdido a Don Martín el 17 de junio de 1821 cuando el gran líder murió en defensa de la Patria.

La Patria había nacido….

Pablo Targhetta

Comentar con facebooks
Artículo anteriorLa Pampa o el espejo de un país normal
Artículo siguienteHallan muerto al Alcalde de Seúl