Cuando el culebrón de la alianza conservadora y sus peleas internas daban paso al “Código de Convivencia” redactado en plan de mandamientos, para evitar la carnicería mediática que -a diario- se podía observar en los medios, Fernando Iglesias, volvió a despertar las alarmas de la violencia de género. Una vez más el Diputado macrista volvía a cruzar el límite de la violencia política, esta vez contra dos conocidas figuras del espectáculo al acusarlas de prostitutas. Los rechazos no se hicieron esperar, pero la primera señal de repudio institucional vino del mismo Congreso de la Nación, El Bloque Mayoritario del mismo, comandado por José Mayans y secundado por Anabel Fernández Sagasti, dio a conocer el rechazo del Bloque al legislador de derecha por las «exteriorizaciones misóginas, machistas» las cuales «configuran violencia de género» y reiteraron el «rechazo terminante a cualquier forma de violencia en cualquier ámbito.

La nota distribuida bajo el título “Otra vez la violencia machista” busca condenar las acciones de Iglesias por “menospreciar y destratar a las mujeres” y solidarse con la conductora y actriz: “Nos solidarizamos con Florencia Peña, y con todas las mujeres que deben soportar el menosprecio y la infamia de parte de quienes quieren disciplinar a las mujeres, y que cuando se quedan sin argumentos recurren a lo inimaginable”.

La nota tampoco se olvida de las acciones cómplices: “la actitud del compañero de bancada de Iglesias, Waldo Wolff” quien fue igualmente violento porque «sumó sus comentarios en las redes sociales, avalando esta forma de Iglesias de destratar y violentar a las mujeres”.

Los Senadores del Frente de Todos dejaron en claro que “una vez más Iglesias destrata a las mujeres, las sexualiza, y pretende inhabilitar su palabra y desvalorizar su accionar”. 

Diputados del Bloque mayoritario ya trabajan en un pedido de desafuero de los Diputados macristas ante los ataques ya mencionados y, fuentes legislativas, confiaron que llegaría al recinto en breve apelando al antecedente del ex Diputado Amelli.

Por su parte la Asociación de Derechos Humanos, Abuelas de Plaza de Mayo se solidarizó con la actriz y condenaron la misoginia “Desde Abuelas de Plaza de Mayo nos solidarizamos con Florencia Peña, víctima de violencia de género, y repudiamos cualquier forma de violencia machista contra las mujeres. (…) A las Madres y Abuelas nos llamaron locas para descalificarnos, nos estigmatizaron como el sexo débil. La historia y la lucha de miles de mujeres ha demostrado que juntas somos capaces de torcer el rumbo de los designios machistas”, expresa el texto difundido esta mañana. Para concluir el comunicado, cerraron filas con la laureada actriz “El ataque a Florencia Peña es un ataque a todas, y esconde el amedrentamiento hacia las mujeres que deciden desarrollarse en la vida pública. No lo permitamos. Nunca más violencia hacia las mujeres. #NoNosCallamosMas”.

Walter Darío Valdéz Lettieri

Puede leer su blog aquí

Comentar con facebooks
Artículo anteriorCambios en los lugares de votación por protocolos COVID-19
Artículo siguienteLa historia del peronismo – Primera parte – Génesis 1943-46