La cuenta sigue subiendo y, EE.UU. afronta la segunda ola del COVID-19, con más muertos que ninguna otra nación en el mundo. A 24 horas del recambio presidencial, la herencia de Donald Trump, no permite ver un horizonte venturoso, pese a que ya comenzó la campaña de vacunación.

Mientras que el pasado domingo se contabilizaban casi 200000 nuevos casos, en la Costa Oeste, con California como epicentro de la crisis sanitaria, se exhiben morgues improvisadas en contenedores, lista de espera para entierros y terapias intensivas sobrepasadas por casos de COVID-19.

La cifra de contagiados se acerca a los 25 millones desde el inicio de la pandemia y una cifra cercana de 4400 muertos reportados como récord el pasado martes. Las cifras elevadas de contagios se debieron a los viajes por las fiestas. Arizona, Oklahoma o Carolina del Sur son los estados que lideran los contagios en el país del norte. Para alcanzar los primeros 10000 muertos por la pandemia, le tomó cinco meses al virus poder llegar a ese número, para el salto de 300000 a 400000 sólo le bastaron cinco semanas. Las cifras que Antony Fauci, experto epidemiólogo, vaticinó para el fin de la pandemia, han quedado increíblemente cortas y los 240000 fallecidos son un recuerdo de mediados de 2020. La imposibilidad del gobierno conservador de EE.UU. para definir una política sanitaria coherente y su implementación en el tiempo, es lo que hoy no permite vislumbrar un fin de la pandemia en ese país en el futuro cercano.

Más allá de la expectativa que genera el presidente entrante, Biden deberá recorrer un largo camino que estará marcado, en los primeros meses, con la tierra arrasada que deja Trump en materia de salud y empleo. La frase de Biden “nuestra administración liderará con ciencia y científicos” llega bastante tarde a un país que puede alcanzar los 500000 muertos a fines de Febrero.

Redacción

Foto: AP

Comentar con facebooks
Artículo anteriorPíparo será acusada de falso testimonio
Artículo siguienteCOVID 19: Daniel Gollan y su gesto de apoyo a la vacunación en mayores de 60 años