En esta sexta fase de la Pandemia en el país, el Presidente de la Nación, Alberto Fernández, sorprendió con el nuevo aviso que cambia el Status de Aislamiento a Distanciamiento Social, Preventivo y Obligatorio para el 85% del país. El Presidente expresó que “hay que entender que no superamos el problema” y se congratuló que, como sociedad, “hicimos las cosas bien” en el acatamiento de las normas que estableció el aislamiento preventivo. Es por eso que anunció nuevas medidas para aquellas áreas sin contagios en más de 20 días, que incluyen -entre otras- la posibilidad de reuniones de no más de 10 personas. Esto será administrado en cada localidad con los debidos protocolos.

Lo que no fue sorpresa alguna, y era esperado en los anuncios, fue el mantenimiento de la FASE III para el área AMBA donde se acumulan el 86% de los casos positivos para COVID-19 y el 90% de los nuevos casos, con una prevalencia de CABA con el 57% de los casos positivos dentro de ese universo mientras que el 43% es para la Provincia de Buenos Aires. 

Durante la exposición del Jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, se lo vio explicando datos que terminaban viéndose celebratorios, cuando la realidad muestra que los casos han aumentado. La falacia de ampararse en números relativos de caída en los barrios populares y el crecimiento en otros, pero manteniendo el número porcentual de quince días atrás, es fácilmente rebatible: El 21 de mayo CABA tenía 4202 casos y 379 declarados ese día, al día de ayer tiene 4606, 467 declarados a la tarde de ayer y un acumulado de 9318 casos (pese al cambio la fórmula para computar, ahora según el lugar de residencia y no de internación, que lo favorece notablemente). Los casos positivos en la Villa 31, fueron 112 para este martes. Es por eso, que no se justifican las medidas de relajamiento del ASPO como permitir salir a correr por la noche o permitir las salidas recreativas en ambos días del fin de semana.

Esta inconsistencia se pudo ver en la exposición del gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, que se encargó de corregir el número de casos al 21 de mayo de 300 (en realidad 213 en la provincia y 379 en CABA y no los 400 como dijo Rodríguez Larreta y que luego usaría para justificar las medidas con su “hoy estaríamos ahí” por los 467 casos de ayer. Un 23% más que hace 15 días). Visiblemente disgustado por las medidas de relajación en CABA, el Gobernador Kicillof, mostró las dos realidades que vive la provincia: La del interior profundo que puede mostrar un éxito en materia de contención y contagios cercana a cero, dónde se comienza a retomar la actividad económica y algunas conductas sociales y la del AMBA, donde los contagios han subido de modo preocupante. También expresó su preocupación de la presencia del virus con el 16% de los casos. Su exposición tuvo espacio para la anécdota del caso CABA que terminó en la provincia y por contagio cercano y, por obra del romper las normas del aislamiento (Baby Shower), con 430 personas en situación de aislamiento, 25 casos de COVID-19 positivo y hasta un recién nacido con el virus en la localidad de Necochea.

 El presidente tuvo la oportunidad de anunciar durante su segunda exposición, la urbanización de la Villa Azul en su tramo Quilmeño. Esta medida se enmarcará dentro del plan de obra pública anunciada hace días atrás. En el cierre de su exposición volvió a parafrasear al Dr. Pedro Cahn, “El virus lo vamos a buscar. No lo busquemos”. La nueva evaluación con los asesores presidenciales en temas de salud, determinará lo que sucederá después del 28 de junio, fecha establecida para lo que será la séptima etapa de la administración de la cuarentena en la Argentina.  

A continuación se pueden comparar los reportes del día 21 de Mayo con el último informe del día 4 de Junio

Reporte del 21 de Mayo

Reporte del 4 de Junio

. Rodrigo Mas

Comentar con facebooks
Artículo anteriorTercera sesión con bloqueo de Cambiemos
Artículo siguienteVUELTA A CLASES: comienzan a diagramar el protocolo de retorno a las aulas