Decir que Martín Tetaz es un miserable no es novedad. El operador económico del macrismo que militó los créditos UVA durante la gestión Cambiemos, es ahora el principal defensor de la amnesia colectiva de las razones que nos llevaron a la crisis que enfrenta la Argentina en este momento. Su aparición en el programa que conduce la nieta de Mirtha Legrand, como segundo candidato de la lista de la alianza conservadora Juntos por el Cambio, muestra que siempre se puede ser un poco más canalla que en su aparición anterior. “Montado” en un caballo del mal resultado del gobierno en las PASO de Septiembre, el mediático candidato expresó “Que la gente agarre todo lo que le están dando porque después lo vamos a tener que devolver. A esto lo vamos a tener que pagar”, en referencia a la iniciativa del Gobernador Axel Kicillof para incentivar el turismo y premiar a los egresados secundarios bonificando con $30000 los viajes de egresados (aproximadamente un 25% de lo que cuesta un viaje de egresados en la actualidad). La frase dicha, sin ponerse colorado (porque fue su propio espacio el que tomó deuda a cien años o hipotecó a la Argentina con un préstamo con el Fondo Monetario internacional que no pasó por el Congreso, generando la deuda más alta tomado por gobierno alguno, incluso por las dictaduras), es el síntoma de una impunidad mediática que les permite llegar a las  barbaridades más increíbles sin que sean interpelados por sus anfitriones televisivos. La incontinencia verbal del candidato le permitió aseverar que “Cada vez que el Gobierno fabrica un billete que no tiene respaldo y lo regala, es el mismo billete con el que a vos te pagan tu salario, entonces se va licuando tu salario”, sin hacer mención que, dos años atrás fue el actual Presidente de la Nación, en su carácter de candidato con las mayores posibilidades de acceder a la presidencia, el que tuvo que frenar la devaluación que Mauricio Macri generó al día siguiente de perder las PASO por 17 puntos. 

Ante este intento de que se olvide lo sucedido durante la funesta administración Cambiemos, es bueno volver a recordar lo que pasó ahora que se preocupan por la educación: El macrismo redujo en un 37% el presupuesto educativo en 10 años en la Ciudad de Buenos Aires y un 35% en la Nación. María Eugenia Vidal es la primera gobernadora que termina su mandato con menos colegios que los que recibió. Ni los militares durante las varias dictaduras se atrevieron a tanto. El cierre de colegios, aulas, la desinversión en infraestructura y la no construcción o finalización de escuelas y jardines (muchos con  el 85% de la obra terminada) y su militancia que predicó que ningún pobre hoy llega a la universidad, fue el sello de su (des) administración provincial. 

No pueden tapar el sol con las manos con una frase vacía como el “ahh, pero Macri”. Por supuesto que no podemos olvidar lo que sucedió en materia educativa en la que fue la misma gobernadora apoyada por la cartera educativa nacional la que combatió los pedidos de aumentos de los docentes, dictaminando paritarias por decreto y promoviendo una rebelión que intentó llevar personas ajenas a los claustros para educar a los menores.

Tetaz indica que “Con cada regalo de esos pesos, del otro lado del mostrador se licúa tu salario” pero fue su compañera de fórmula la que fue parte de la mayor caída del salario real en la Argentina en la historia.

Colocarse una remera que diga “Platita” parece ser el único argumento. utilizar una frase sacada de contexto y ponerla en boca del candidato oficialista, parece que es la patética forma de colocarse frente a un electorado que acostumbra a votar a cualquier candidato que se oponga al peronismo en el distrito que  disputa el título del más conservador de la Argentina. 

De la misma manera que Tetaz defendió los créditos UVA (y después huyó de las redes sociales aduciendo “compromisos editoriales” cuando los reclamos de los damnificados poblaban las redes buscaban se responsabilice por su apoyo irrestricto a semejante estafa) ahora declama “El kirchnerismo entregó una momia podrida en el 2015 y Macri no fue claro en la herencia que había recibido, tendría que haberlo sido”, palabras que se contradicen con el Memoria y Balance 2016, entregado por el Banco Central que manejaba Melconian o el mismo brochure que el macrismo usó para promocionar el G20 en el que manifestaba la salud de la economía, sus reservas y desendeudamiento. Tetaz lo lleva al paroxismo: “El Gobierno no tuvo registro de lo rota que está la economía”, Ninguna economía se rompe en quince meses de pandemia. La economía la había roto el macrismo. Son sobradas las pruebas de esto. Y los arriba citados documentos prueban esto.

Mauricio Macri fue el gobernante que más planes sociales entregó en menor tiempo desde el regreso de la democracia pero Tetaz insiste: “Se tiene que terminar la mentira de que se puede incluir con planes, hay que incluir con empleo y cambiar las reglas de las pymes”. Las reglas que quieren cambiar son siempre las mismas: deshacer las conquistas de los derechos laborales y cambiarlas por un sistema similar a la mita o la encomienda de las misiones jesuíticas durante la conquista española.  

Lo único bueno que se puede rescatar de los dichos de Tetaz, es que la alianza conservadora, esta vez, no llegará con una plataforma plagada de mentiras, sino que vienen con la idea de transformar la Argentina en la que fue antes de 1945 “Si todo sale bien llegaríamos a 2023 con mayoría en ambas cámaras, cosa que no le pasó nunca a un gobierno no peronista. Hay un cambio cultural que está en marcha. La gente está entendiendo que el modelo de populismo no va más, que la inflación es un cáncer que te traba el desarrollo de la economía. La gente está abriendo los ojos y nosotros vamos a llegar con una agenda muy completa”. La agenda es suprimir derechos, liberar el comercio, aceptar condiciones leoninas de deuda y habla de la inflación que fue, precisamente la que el gobierno de Mauricio Macri duplicó cuando estuvo a cargo de la economía argentina.

Gracias Dios, Tetaz es mejor humorista que operador económico y nos saca una sonrisa: ante la pregunta sobre su deseo de ser Presidente, “Sí” fue su respuesta. Soñar no cuesta nada. Pero lo bueno que, nuestra pesadilla, no tiene posibilidad alguna de concretarse: Tetaz, al igual que el payaso cordobés Luíz Juez, son personajes mediáticos que se consumen en su propia limitación y son emergentes que Clarín amplifica y luego descarta: El uso que Héctor Magneto hace de estos personajes es el mismo que el de un preservativo,  ya hemos visto pasar a Olmedo y su campera amarilla, al piquetero patronal De Angeli, a Laura Alonso y, últimamente, a los Diputados Wolff e Iglesias. Emergentes de un discurso de odio, “ideales” para momentos de zozobra como es la Pandemia pero imposibles a la hora de construir algo. Cada vez los buscan más perversos, más viles, más pequeños. y no estoy hablando de tamaño.

Rodrigo Mas
Editor de Argentina Informada

Comentar con facebooks
Artículo anteriorDetuvieron al represor Juan Carlos Vázquez Sarmiento
Artículo siguienteEl Viaje