Durante una década entera, ABBA dominó los charts mundiales con canciones simples, pegadizas de amor y desamor. Una década que significó, en su momento, 100 millones de discos vendidos y que hoy alcanzan los 400 millones de placas alrededor del mundo. La fama del grupo sueco se vio recuperada a principios de 1990 con Films de culto como El casamiento de Muriel o Priscila, Reina del Desierto, el reconocimiento de la comunidad LGBTQi+, llevando a la categoría de himnos populares canciones como Dancing Queen o Does your mother know (resignificado como “salir del closet) o el éxito mundial de la comedia musical (y luego film) convenció a los cuatro miembros de volver a los escenarios. 

Hoy después de cuatro décadas del lanzamiento de The Visitors, su álbum más reflexivo y adulto, ABBA retoma las cosas en el mismo lugar dónde las dejaron. Desde los colores elegidos para Voyage, título del álbum que saldrá en la primera semana de noviembre, remite a la misma paleta y tipografía utilizada en The Visitors: un eclipse en tonos carmelo, marrón y amarillo son la carta de presentación de una nueva era y la presentación a un nuevo público, que nunca los vio en vivo más que a través de You Tube. I still have faith in you (todavía tengo fe en vos) recupera los lazos rotos en When all is said and done (acá nombrado “no hay a quien culpar”) y busca reflexionar sobre el paso del tiempo y como este lo cura. Tiene el tono épico de los grandes himnos de ABBA como Thank you for the Music (Gracias por la música) o I´ve been waiting for you (Te he estado esperando) y seguramente será la música de fondo de los próximos cumpleaños de quince y casamientos para el momento de los videos emotivos. El otro tema que presentaron en una canción de deseo, que apunta la sensación de ir a golpear la puerta del objeto de deseo y expresar lo que uno siente. Don´t shot me down retoma esa lírica simple y divertida de temas como Summer Night City o ese homenaje a los Beach Boys que fue Dance (while the music still goes on). 

El álbum que será lanzado el 5 de noviembre de forma mundial ya agotó las pre orden de las ediciones limitadas tanto en vinilo como en CD e, incluso, en cassette. El noveno álbum de estudio de los suecos contendrá diez temas (los dos ya adelantados y ocho más). Los títulos de los mismos son: I Still Have Faith In You;. When You Danced With Me, Little Things, Don’t Shut Me Down,  Just A Notion, I Can Be That Woman, Keep An Eye On Dan, Bumble Bee, No Doubt About It, Ode To Freedom. 

La presentación desde Londres, donde se encuentra construyendo el teatro que albergará el concierto virtual, Benny Anderson y Björn Ulvaseauss, fueron los encargados de presentar al mundo la novedad tras cuatro décadas de espera para sus fans. Un concierto que no solo demandó levantar “una arena” acorde para el evento, sino una la tecnología que devolverá a un ABBA sin tiempo creada por Industrial Light and Magic, creadores de todos los efectos de Star Wars. Los ABBAtars, avatares digitales de los integrantes, fueron grabados durante cinco semanas (usando la misma técnica que para las películas) y dieron como resultado a cuatro personajes de edad indefinida, tal como están en la memoria de sus fans. El concierto tendrá una duración de noventa minutos y 22 canciones entre las que se mezclarán los grandes éxitos de la banda con las nuevas composiciones y temas que los propios integrantes deseaban tocar, incluso cuando no han sido los simples de difusión. El video de “I still have faith in you” permitió ver un poco de la magia creada para la ocasión. El video en pocas hora alcanzó el millón de visualizaciones mientras que el especial de presentación superó el millón y continúa creciendo.  

No se sabe las razones de la vuelta, pero queda la frase de Benny Anderson en el especial de presentación “hay que hacerlo mientras podamos hacerlo. Quién sabe después”. Carlos Gardel dijo que veinte años no es nada, ABBA puede decir que cuarenta, tampoco.

Comentar con facebooks
Artículo anteriorMayra Mendoza: “No te contesté porque estaba trabajando”
Artículo siguientePor Primera vez, el Banco Nación, será manejado por una Mujer