Tras el papelón estelarizado por Los Pumas al no realizar un homenaje a Diego Maradona y, que tenga que ser el equipo rival (un país con casi nula historia futbolística, pero con mucho respeto por el ícono deportivo mundial que representa el argentino) llegaron los pedidos de disculpas en boca del Capitán del Equipo Pablo Matera. Al momento de producirse la misma, comenzaron a divulgarse los posteos, en la red social Twitter, realizados por Matera, por el segunda línea, Guido Petti y el centro, Santiago Socino entre 2011 y 2013. Los textos viralizados, llenos de mensajes de odio, de neto corte xenófobo, misógino y con alusiones nazi, dejaron en claro que, la violencia en el rugby, no es un hecho aislado como intentaron entrever las autoridades de la Unión Argentina de Rugby, tras la muerte de Fernando Báez Sosa a manos de once rugbiers de Campana.

Tras hacerse públicos los mensajes, la gran presión social y comercial, logró las sanciones impuestas por las autoridades del rugby nacional que incluyeron: la suspensión de los tres jugadores aludidos, mientras que se le retira la capitanía a Matera hasta que el Comité de Disciplina, determine la sanción final. Por su parte la Dirección del Club Stade Francais, Citará a Matera, quien se desempeña en dicho club, para después de la finalización del Torneo de las Tres Naciones. 

Las sanciones y citatorios a los jugadores, llegaron tras la avalancha de pedidos de retiro del patrocinio, que recibieron las marcas que auspician económicamente la selección de rugby. Miles de posteos individuales demandando la -inmediata- suspensión de la relación de las marcas con Los Pumas, llevaron a la filial local de la norteamericana Nike, a colocar un “candado” virtual en sus redes sociales, para no recibir más mensajes con los pedidos de boicot al conjunto nacional. Increíble pensar en un mundo capitalista donde, una marca, se niegue a escuchar a sus clientes. Nike prefirió negar lo sucedido cerrando el acceso a sus Tweets. Claramente este “problema de relaciones públicas” (como se denomina a un escándalo de un deportista y que alcanza a su patrocinador) de la marca fue trasladado a la UAR y estos recién reaccionaron.

La condena social llegó desde todos los ámbitos, incluso ex Pumas como Serafín Dengra y Agustín Pichot, se refirieron a los dichos de los Rugbiers: el Primero opinó en declaraciones radiales a La Red que “Estos pibes son pelotudos. Perdón, pero no lo entiendo” y que, “Eso no es el rugby. Estoy totalmente en desacuerdo, es algo terrible. Cuando me pasaron los mensajes, pensé que era una joda. Sentí mucha impotencia y me puso triste” explicó el ex integrante de la selección, para concluir con frustración “Yo siempre, desde mi lugar, intenté que el rugby fuera más popular, yo no soy elitista. No entiendo». Por su Parte el ex Capitán de Los Pumas, Agustín Pichot, indico que «Para mí el rugby no es las barbaridades que leo o escucho; para mí el rugby es algo increíble y que ayuda a mucha gente a tratar de ser buenas personas y además de buenos deportistas. Pero la autocrítica hay que hacerla ya mismo». 

Redacción

Comentar con facebooks
Artículo anteriorNo fue la inflación, fue el asado, estúpido
Artículo siguienteEtchecolatz nuevamente condenado por lesa humanidad