Las administradoras de fondo de pensiones chilenas son instituciones financieras privadas, encargadas de administrar los fondos de cuentas individuales,en las que cada persona ahorra una parte de sus ingresos para sostener una pensión cuando se jubile.

Las definiciones no resisten pandemias o gobiernos antipopulares. Después de una semana de la aprobación de la ley, que permite el retiro de, hasta el 10% de los fondos acumulados en las cuentas de ahorro de pensión, once millones de solicitudes fueron recibidas para retirar esos fondos, debido a la profunda crisis socio económica que viene atravesando la ciudadanía chilena. 

Si bien esto significó un duro golpe para el oficialismo al promulgarla, esta ley promovida por la oposición chilena, vine a darle un alivio a las alicaídas economías de los chilenos. El golpe recibido, obligo a Piñera a cambiar parte su gabinete (Interior,Defensa y Cancillería), para intentar o “enderezar” el rumbo de su gobierno. 

La pandemia del coronavirus vino a profundizar todos los problemas que ya mostraba el Ejecutivo trasandino, cuando comenzaron las manifestaciones en protesta por las políticas conservadoras. El colapso de camas en los hospitales, una mala estrategia de cuarentena, la cercanía del aniversario de dichas protestas y el plebiscito de reforma de la Constitución Pinochetista son puntos que se acumulan en el debe de la coalición gobernante. 

La ley de retiro de fondos de las AFP, es un golpe que asesta el pueblo en un largo camino de retorno al poder. Un camino que debe recorrerse en unidad, por eso que reza la frase:  el Pueblo unido jamás será vencido.

Omar Correa

Comentar con facebooks
Artículo anteriorDiscurso del odio conservador
Artículo siguiente60 demorados en fiesta clandestina: cuando la estupidez tiene un costo