Benjamín Nethanuahu fue desplazado tras el voto de no confianza en el Knesset (Parlamento Israelí) en el que se aprobó un nuevo gobierno por la mínima diferencia, 60 votos contra cincuenta y nueve a favor de retener al líder de la derecha. El voto de la abstención fue decisivo para colocar un líder de ultra derecha al frente del gobierno del país asiático. 

Neftali Bennet será el sucesor en la frágil alianza llevada a cabo con líderes de centro que le otorgaron una “carta blanca” de dos años, tras ese período, podría ser reemplazado por Yair Lapid, un dirigente considerado “moderado” para la política israelí. La alianza conformada por ocho partidos obtuvo el logró que buscó: remover a Nethanyahu de centro del poder. 

El cambio de liderazgo no puede llegar en peor momento, tras el rechazo mundial a los ataques israelíes a poblaciones civiles palestinas, Israel decide endurecer su política interna dejando la voz cantante a un ultra. En el improvisado discurso posterior a la votación en el parlamento, Bennet expresó que “Frenamos antes que el tren llegue al abismo” y aseguró que ha llegado el momento para que diferentes líderes de todo el pueblo para parar, para detener esta locura” en obvia referencia a la política aplicada por Nethanyahu. Bennet dice expresar una política que incluya hasta los sectores árabes islámicos de Israel, solo el tiempo demostrará si esto fue solo una estrategia electoral o solo una excusa para llegar al poder. El voto de confianza a Bennet todavía debe ser ratificado en los próximos días.

Los analistas políticos consideran que la “estrella” de Netanyahu se apagó con la salida de Donald Trump y los Republicanos de la Casa Blanca y enfrentará ahora acusaciones por corrupción, pese a retener una cuota importante de aliados en los sectores conservadores de la política y la Justicia que le permiten sortear cualquier eventualidad en el futuro cercano.

Walter Darío Valdéz Lettieri

Puede leer su blog aquí

Comentar con facebooks
Artículo anteriorImportante apoyo a Milagro Sala
Artículo siguienteEl FGS ya recuperó casi 20% de su valor en dólares durante el último año