La farmacéutica Bayer, que enfrenta decena de miles de reclamos judiciales en los Estados Unidos, acordó pagar 11250 millones de dólares en arreglos fuera de la corte. Los mismos eran juicios por cánceres derivados de su producto Roundup, Este monto se limita a los casos de Linfoma No Hodgkins se informó hoy desde la compañía.

Este arreglo extra judicial, incluye futuros reclamos por casos de Linfoma No Hodgkins en el futuro cercano (entre 8800 y 9600 millones de dólares, más un “colchón” para futuros reclamos. La empresa de Leverkusen había heredado los reclamos legales de Monsanto, al momento de adquirir el paquete accionario del gigante del glifosato.

Muchos académicos han resaltado, con extrañeza, este arreglo consensuado dado que, Bayer, continuaba diciendo que Roundup es seguro al momento de comprar Monsanto. Lamentablemente, Bayer continuará sin advertir, en su etiqueta, el riesgo que conlleva el uso de Roundup. En síntesis, Bayer no admite culpabilidad o haber actuado de forma errónea. 

Este acuerdo involucra 95000 casos divididos en 25 firmas de abogados que recibirán montos diferenciados. Fuentes cercanas a los estudios, admiten que, individualmente, cada reclamante, recibirá una suma que varía entre 5000 y 250000 dólares. Por otro lado, aún quedan 25000 reclamos que decidieron no entrar en el arreglo general.

Parte del acuerdo incluye la creación de un panel independiente de expertos, que pueda establecer si el glifosato causa cáncer y, de ser así, cuál es el dosaje mínimo o la exposición que lo transforma en peligroso. De confirmarse lo cancerígeno del producto, la empresa alemana no podrá argumentar en favor de su producto en futuros juicios.

El denominado “cáncer líquido” por los grupos ambientalistas, nació en la primera parte de los “setentas”, pero recién tuvo su explosión comercial cuando, la misma Monsanto, crea una semilla, modificada genéticamente, que soporta el Roundup. 

Todos los grupos de agricultura familiar y ambientalistas de la Argentina han reclamado la suspensión del uso de Roundup en el país desde su permiso, por el Ministerio de Agricultura, en 1994. EL glifosato ha sido el causante de la mayoría de los casos de cáncer en las áreas rurales del país, así como los abortos espontáneos en esas mismas zonas. Estudios realizados por grupos ambientalistas, han chocado con la falta de registros en los hospitales y han denunciado, incluso, la desaparición de los mismos en las zonas núcleo. Este tipo de acciones, se han visto en otros países, llegando -en Estados Unidos- a monitorear las redes sociales de músicos que se oponían a Monsanto, sus semillas modificadas y sus herbicidas cancerígenos.

Esta nueva semilla modificada, en acción con el glifosato, ha permitido rindes superiores y la misma dio paso a una nueva agricultura, que no necesita mano de obra y no necesita cuidados. Por lo que el perjuicio del Roundup no solo es hacia la salud, ha generado una migración hacia las ciudades y una pauperización de las, muy precarias, condiciones laborales en los campos. 

El arreglo extrajudicial en el país del norte, viene de la mano de varias investigaciones científicas y de la declaración de la OMS que admitió que el glifosato, probablemente, pueda causar cáncer. 

Bayer seguirá pagando las cuentas que dejó Monsanto en los tribunales. De hecho, 820 millones de dólares, fueron apartados para arreglos extra corte por juicios derivados del uso de PCB (otro refrigerante, que fue denominado cancerígeno hace cuatro décadas, pero aún puede verse en algunas torres de media tensión en algunos países). Sin embargo, el negocio de la semilla resistente es tal que, el gigante alemán, está dispuesto a pasar varios días en las cortes, sin importarle demasiado el resultado de los juicios o la vida de las personas perjudicadas por el uso de Roundup.

Rodrigo Mas

Comentar con facebooks
Artículo anteriorCampaña de donación de plasma de recuperados de Covid-19
Artículo siguienteMacri, siempre del lado incorrecto de la vereda