Lo que no debería ser una noticia, por la gravedad de los delitos cometidos contra la humanidad por el represor Alfredo Astíz, vuelve a serlo, dado el rechazo de la Cámara Federal de Casación Penal al pedido de la defensa del criminal en cuestión. La Justicia le negó a este y a otros cinco condenados por delitos de lesa humanidad, el beneficio del arresto domiciliario. Los mismos se encuentran condenados a prisión perpetua por los hechos acontecidos durante la última dictadura cívico militar, en las causas popularmente conocidas como ESMA II y ESMA Unificada. 

Alfredo Astiz es penalmente responsable de las desapariciones y muertes de las Monjas francesas Alice Domon y Léoni Duquet, y de las Madres de Plaza de Mayo Azucena Villaflor, Esther Ballestrino y Maria Ponce, entre otras decenas de personas durante la pasada dictadura. 

Redacción

Comentar con facebooks
Artículo anteriorHasta que no hagamos la pericia no se puede decir nada.
Artículo siguienteCinco años de #NiUnaMenos