El Banco Central mediante la comunicación «A» 7407 prohibió el financiamiento en cuotas de pasajes y alojamiento en el exterior. Desde el Centro de Estudios Políticos y Económicos analizamos su impacto y consecuencias.

Sólo durante el mes de septiembre se registró un déficit por “Viajes, pasajes y otros pagos con tarjeta” de 228 millones de dólares. La diferencia entre los ingresos y egresos de dólares «por turismo» más alta desde marzo del 2020, cuando se decretó la cuarentena.

Si se toman los datos del flujo turístico, en septiembre de 21 llegaron 3,6 mil turistas, las salidas al exterior totalizaron 47,6 mil turistas residentes, un saldo negativo de 44,1 mil turistas internacionales, esto es, sencillamente, más salida de turistas que llegada. 

Por su parte, el saldo de turistas en el período enero-septiembre fue negativo en 295,9 mil, significando, obviamente, salida de dólares hacia el exterior.

La decisión del Central permitirá aminorar la salida de dólares por “turismo” y tendrá un efecto positivo en lo local, ya que el turismo interno se verá fortalecido. Se hace imperioso controlar los precios para que este aumento de demanda no sea afectado por aumento de precios.

La medida anunciada es antipática desde lo político, pero desde lo económico es razonable administrar las divisas para que el país no choque con la restricción externa. Controlar la salida de dólares debe ser una prioridad del gob para que se destinen a la producción. 

Informe completo:

Leo Anzalone

Economista – Director del CEPEC
Docente investigador

Comentar con facebooks
Artículo anteriorLas Plataformas deben registrar a sus repartidorxs
Artículo siguienteDiego será Eterno