Marian Gómez fue absuelta de los cargos por los que había sido condenada en primera instancia. La Cámara de Casación de la Capital entendió que, la acusada “sufrió un acto de discriminación y que eso justificó su accionar». La condena impuesta a Marian de un año por resistencia a la autoridad y lesiones leves contra dos efectivos de la Policía de la Ciudad que tuvieron una actitud lesbófoba con ella y su pareja, Rocío, fueron descartados por la última instancia judicial en la Ciudad de Buenos Aires.

La pareja fue acosada y violentada por un grupo de Policías de la Ciudad por estar besándose en un espacio semiabierto mientras compartían un cigarrillo.  Desde la Federación Argentina LGBT+ recibieron el fallo pero recordaron que resta que “se hagan responsables a los agentes de la Policía de la Ciudad que discriminaron a Marian y a Rocío al ejercer una violencia específica, ante una demostración de afecto entre ellas”. Los mensajes de apoyo a la pareja no se tardaron en acumular en la redes  “Desde la Comunidad Homosexual Argentina (CHA), celebramos la sentencia de Casación que absolvió a Marian Gómez de los cargos por los que había sido condenada injustamente a causa de una acusación lesbofóbica de policías del Gobierno de CABA. Nuestros besos no son delito”, declaró el colectivo en sus redes sociales.

La falta de actualización en el comportamiento de las fuerzas de seguridad de CABA, frente a las diversidades no es una novedad, Casación confirma la existencia del acto, como una respuesta ante el acto discriminatorio. Casación condena el acto de discriminación, pero no el modo de acercamiento que tiene la fuerza con las disidencias y las minorías. La instancia que se abre ahora es la búsqueda de la condena de los policías y de la fuerza.

Redacción

Comentar con facebooks
Artículo anteriorTransporte Público: quienes y cómo tramitar el permiso durante la restricción por COVID-19
Artículo siguienteAlberto Fernández sobre la oposición: «Hay que ser muy miserables para decir eso»