Entre el 6 y 8 de julio de 1977 un grupo de abogados laboralistas, principalmente, fue secuestrado y desaparecido por los genocidas. Las víctimas fueron llevadas al centro clandestino La Cueva (Mar del Plata).

En ese grupo estaba María de las Mercedes Argañaraz. Desaparecida embarazada.

Las víctimas: Norberto Centeno, Salvador Arestin, Raúl Alais, Tomás Fresneda,  Mercedes Argañaraz, Jorge Candeloro, Néstor García Mantica, María Esther Vázquez de García, Marta García, Carlos Bozzi, Camilo Ricci, José Verde y Ana María De la Arena. Sobrevivieron los últimos 5.

Mientras los genocidas cometían delitos de lesa humanidad, había quienes desde el Derecho buscaban justicia. Defendían derechos laborales, presentaban habeas corpus, ayudaban a las familias. Muchos y muchas de ellas fueron víctimas del terrorismo de Estado.

Sus familias también fueron en muchos casos secuestradas y desaparecidas. 

El terrorismo de Estado y sus prácticas de terror se desplegaron en todos los sectores de nuestra sociedad. En particular, en los espacios de trabajo se persiguió fuertemente a la organización obrera.

Fábricas militarizadas, terror, amenazas, el uso de vehículos o instalaciones para perseguir, secuestrar, torturar y hasta desaparecer, la negación de derechos. Abogadas y abogados laboralistas fueron parte de la lucha de sindicatos y trabajadores/as.

Defendieron derechos laborales ante la dictadura cívico-militar. Esos empresarios del terrorismo de Estado fueron parte de los crímenes de lesa humanidad. Y, en su mayoría, siguen impunes.

¡Juicio y Castigo a todos los genocidas y partícipes civiles!

¡30.000 PRESENTES!

Comentar con facebooks
Artículo anteriorLa Justicia decretó la quiebra del Correo del Grupo Macri
Artículo siguienteAsesinaron al Presidente de Haití y hospitalizaron a su esposa