Las imágenes de millones de argentinos y centenas de miles de autos por las rutas 2, 3, 5, 7, 8 y 9 inundaron las pantallas de los noticieros y volvieron las notas desde las terminales aéreas y de micros de larga distancia. La flexibilización de las normas tras la vacunación y caída de contagios y muertes por COVID-19, permitió hacer del fin de semana que celebra la diversidad cultural, un éxito turístico en las principales localidades del país.

Más de 4.25 millones de habitantes dejaron sus hogares para pasar unos días en los puntos turísticos favoritos, con la renovada oferta del Pre Viaje organizada por el Gobierno Nacional para recuperar una de las ramas de la actividad económica que más sufrió por la pandemia. El feriado marca el punto de reactivación que ya venían mostrando los establecimientos pero estos días se hizo notorio. Según el Ministro de Turismo, este es “movimiento turístico para este fin de semana largo de octubre más importante de la última década”. El trabajo realizado por el Estado junto a los empresarios del sector, fue celebrado por entidades vinculadas al turismo: “la mayor parte de los destinos superaron el 90 % de ocupación, incluso CABA está teniendo una proyección entre el 50 y 55 % de ocupación” expresó Aldo Elías de la Cámara de Turismoal tiempo que acotaba “Los números acompañan bien. Está funcionando muy bien el Previaje”.

La expectativa vuelve a acentuarse sobre el próximo feriado para el día de la Soberanía: un nuevo feriado largo, abarcando el 20, 21 y 22 de noviembre próximos podrá dar cuenta de la recuperación económica del sector de cara a las vacaciones y se podrá cuantificar el impacto de las medidas gubernamentales como el PreViaje y la Devolución de Ganancias impactan sobre el consumo de la clase media.

Walter Darío Valdéz Lettieri

Puede leer su blog aquí

Comentar con facebooks
Artículo anteriorTarda en llegar (pero, al final, hay recompensa)
Artículo siguienteEntra Feletti sale Español