La marcha convocada ayer por la oposición, mostró mayor organización en la cartelería desplegada y una distancia social inédita. La misma se logró debido a la pobrísima convocatoria que mostró que el reclamo opositor fogoneado por Patricia Bullrich y grupos libertarios, nunca pasó de una anécdota televisiva.

Las fotos aéreas mostraban un puñado de manifestantes que no llegaban a las cinco docenas de asistentes enfrente de la Casa Rosada. La cartelería desplegada con idéntica tipografía y diseño, señalaban las consignas que son disparadas a diario por los lugartenientes de la oposición como Fernando Iglesias, Patricia Bullrich, Luís Petri o el mismo Macri. La asistencia a la Residencia Presidencial de Olivos fue aún más reducida, no llegando a una docena de convocados por los medios que se hicieron presente. 

Los mensajes de odio y con diversas frases hechas fueron retratados por los cronistas presentes que sumaban en todos los casos un número mayor que el de los asistentes a la convocatoria.

Las redes sociales se hicieron eco del nuevo fracaso opositor e hicieron mella de ello: para mitad de la tarde el tópico que era tendencia en las mismas era #20Mamertos. 

Esta nueva caída del poder de convocatoria opositor, continúa la senda que inaugurara Mauricio Macri esta semana durante la presentación del libro que le escribieron, en la que -apenas- se pudo divisar a un par de cientos en los espacios abiertos del Centro de Convenciones de la Ciudad de Buenos Aires para apoyar al dirigente conservador. 

Hoy en Parque Saavedra la convocatoria terraplanista mostraba una convocatoria, levemente superior a la de la marcha de ayer. Pero todos saben que las comparaciones son odiosas.

Redacción

Comentar con facebooks
Artículo anteriorLa violencia de los rugbiers no cesa
Artículo siguienteInfierno macrista: Semana del 13 al 19 de marzo. Años 2016 a 2019